utf-8''31OCTUBRECSNiosConflictoArmado

Nueva York, 31 de octubre de 2017.- Rafael Ramírez, Representante Permanente de Venezuela ante Naciones Unidas, señaló durante un debate abierto del Consejo de Seguridad de la ONU el alarmante incremento de violaciones de derechos de los niños y niñas que están expuestos a situaciones de conflictos armados en algunos países.

“Tal como refiere el informe del Secretario General, si bien en algunos países en el año 2017 fueron reducidas o se documentaron pocas violaciones en contra de los niños, en otros países la gravedad de las violaciones contra éstos ha empeorado e incluye un número alarmante de muertes, mutilaciones, reclutamiento, utilización, violencia sexual, ataques directos en contra de niñas y niños, registrándose en varios lugares cifras sin precedentes de este tipo de crímenes y violaciones”, añadió.

Ramírez instó a las partes en conflicto a cumplir sus obligaciones en cuanto a la protección de los menores que se encuentran sometidos a contextos de situaciones armadas.

“A tal efecto, instamos a todas las partes en conflicto armado a que asuman conciencia de la gravedad de esta realidad y cumplan con sus obligaciones de acuerdo al Derecho Internacional Humanitario y el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, y demás obligaciones en virtud del derecho internacional, con el fin supremo de salvaguardar a los niños en contextos de confrontaciones armadas”.

El diplomático venezolano aseguró que la manera más efectiva para proteger a los menores en situaciones en conflicto es la prevención, a través del diagnóstico integral de las causas originarias y estructurales del conflicto con el propósito de construir una cultura de paz y desarrollo sostenible a futuro.

Denunció las intervenciones militares extranjeras y la inducción de guerras en Africa y Medio Oriente, las cuales son generadas por intereses particulares con fines geopolíticos y económicos.

Ramírez insistió en la necesidad de abordar el tema de las violaciones de los derechos de los niños palestinos y la detención de más 700 de ellos en cárceles israelíes.

“Nos preocupa la violencia ejercida por las fuerzas de ocupación en contra de los niños, la cual ha provocado pérdida de vidas humanas y numerosos heridos. Llamamos pues al Gobierno de Israel a cesar tales prácticas contrarias a los derechos humanos”, sentenció.

A continuación discurso íntegro del Representante Permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante Naciones Unidas, Rafael Ramírez, durante su intervención en el Debate Abierto del Consejo de Seguridad sobre Niños en Conflictos Armados:

Señor Presidente,

Deseamos felicitar a la Delegación de Francia al verle presidir las labores del Consejo durante el mes en curso, así como por la convocatoria de este Debate Abierto. Asimismo agradecemos las presentaciones del Secretario General, y su Representante Especial, Sra. Virginia Gamba, a quienes les manifestamos nuestro pleno respaldo. Igualmente, valoramos las exposiciones de los Señores Mubin Shaikh y Roméo Dallaire.

Los niños siguen siendo las principales víctimas de los conflictos armados que tienen lugar en diversas regiones del mundo, en los cuales sus derechos humanos se ven gravemente vulnerados por las acciones de grupos armados, incluyendo organizaciones terroristas, y fuerzas militares de los Gobiernos.

En este contexto, tal como refiere el informe del Secretario General, si bien en algunos países en el año 2017 fueron reducidas o se documentaron pocas violaciones en contra de los niños, en otros países la gravedad de las violaciones contra éstos ha empeorado e incluye un número alarmante de muertes, mutilaciones, reclutamiento, utilización, violencia sexual, ataques directos en contra de niñas y niños, registrándose en varios lugares cifras sin precedentes de este tipo de crímenes y violaciones.

Para Venezuela resulta trágico y éticamente inadmisible que estas violaciones sigan teniendo lugar y que aún persistan obstáculos para proteger a los niños afectados por conflictos armados, sin que nuestra conciencia se conmueva para adoptar medidas urgentes que nos permitan revertir esta situación.

A tal efecto, instamos a todas las partes en conflicto armado a que asuman conciencia de la gravedad de esta realidad y cumplan con sus obligaciones de acuerdo al Derecho Internacional Humanitario y el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, y demás obligaciones en virtud del derecho internacional, con el fin supremo de salvaguardar a los niños en contextos de confrontaciones armadas.

De igual manera, consideramos que la estrategia más idónea para proteger a los niños de la participación y de las nefastas consecuencias de la guerra, es prevenir y solventar las situaciones de conflicto a través de una aproximación integral a sus causas estructurales. Resulta contradictorio aspirar a una paz firme y sostenible cuando existe un significativo número de niñas y niños que crecen en un entorno de violencia armada y de odio, así como de privaciones económicas y sociales resultantes de la pobreza y la exclusión social. Este contexto de marginación sumado a las repercusiones que los conflictos armados tienen sobre ellos, comprometen seriamente las posibilidades de que las niñas, niños y adolescentes puedan construir y asumir en algunos años el futuro de sus países bajo una cultura de paz y desarrollo sostenible.

En el informe presentado este año también se hace mención a cómo los ataques cometidos por organizaciones terroristas como Daesh, Al- Shabab, Boko Haram, entre otras, tuvieron graves repercusiones en los niños. Estas entidades cometen actos bárbaros que atentan contra nuestra condición de seres humanos y conllevan al abuso y violación de los derechos de los niños.

Sobre el particular, reiteramos nuestra continua denuncia acerca de cómo las intervenciones militares extranjeras y las guerras inducidas en Medio Oriente y el Norte de África, han sido una de las principales causantes de que los niños sean víctimas directas de la violencia y destrucción de sus sociedades, despojándolos de sus derechos y su futuro.

A este respecto, demandamos el cese de toda intervención militar extranjera, particularmente en estas regiones, así como el fin de la desestabilización de sociedades enteras con fines geopolíticos y económicos, la transferencia de armas, el financiamiento, el entrenamiento y el refugio a grupos extremistas y terroristas. Instamos a todos los Estados a actuar de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, las disposiciones contenidas en los instrumentos internacionales y de las resoluciones, tanto de este Consejo de Seguridad como de la Asamblea General.

Asimismo, preocupa que en muchas oportunidades la respuesta a la amenaza terrorista provoque más violaciones a los derechos humanos e incremente el sufrimiento de la población civil, particularmente la de los niños. En ese sentido hacemos un llamado para que toda respuesta para enfrentar estos flagelos respete el Derecho Internacional Humanitario y esté de manera insoslayable en consonancia con los principios de distinción y proporcionalidad.

Las Naciones Unidas, y los Estados miembros deben actuar de forma consistente cuando hablamos de acciones para proteger a los niños en conflictos armados. La rendición de cuentas por violaciones cometidas en contra de los niños en estos contextos debe cumplir a cabalidad con los principios de objetividad, no selectividad e imparcialidad. Nadie puede estar exento, sean grupos armados no estatales o fuerzas militares estatales.

En este orden, no podemos dejar de mencionar la situación de los niños palestinos que se encuentran detenidos de forma arbitraria en centros penitenciarios israelíes, cuyo número asciende a más de 700. De igual manera nos preocupa la violencia ejercida por las fuerzas de ocupación en contra de los niños, la cual ha provocado pérdida de vidas humanas y numerosos heridos. Llamamos pues al Gobierno de Israel a cesar tales prácticas contrarias a los derechos humanos.

Venezuela desea reiterar que la protección de los niños afectados por situaciones de conflictos armados debe ser una premisa fundamental para todos los Estados Miembros de esta organización, así como para el sistema de las Naciones Unidas, en todas las etapas del conflicto. Por ello, alentamos a que se continúen apoyando los programas de Desarme, Desmovilización y Reintegración, lo que incluye el despliegue de capacidad dedicada específicamente a la protección infantil que se adelantan en la actualidad.

Para finalizar, Venezuela ratifica su compromiso de brindar nuestro decidido acompañamiento y apoyo a los esfuerzos multilaterales dirigidos a proteger y asistir a las niñas y niños como un compromiso ético impostergable, de conformidad con el derecho internacional.

Muchas Gracias Señor Presidente.