Venezuela's President and presidential candidate Chavez raises his arm as he delivers a speech under the rain during his closing campaign rally in Caracas

Hoy, 16 de mayo, cuatro días antes de las elecciones, era el día anunciado en las cadenas de Whatsapp, con manitos rezando, corazoncitos rotos, caritas amarillas bañadas en llanto y banderitas tricolor. Hoy era la “Gran Protesta Nacional, desde la puerta de tu casa, con cacerola, pitos, gritos, que se escuche el no rotundo de la libertad. Porque Venezuela lo que quiere es democracia, no queremos elecciones… que retumbe nuestra voz libertaria en la comunidad internacional que nos observa preocupada. No estamos solos… 🙏🏼🙏🏼🙏🏼💔💔😭😭😭🇻🇪🇻🇪

Ayer había que calentar los motores de una oposición “en pie de lucha” que solo existe en las cadenas de Whatsapp. Así, con su irreflexiva soberbia, lo que queda la la MUD, que no le queda nada, lanzó a sus diputados guarimberos a montar un show en el Palacio Legislativo, con todo y diputado, bajo los efectos de quién sabe qué cosa, golpeando a una mujer soldado, primerojusticiamente; sin pensar que es esa violencia la que espantó a sus votantes. Pero ahí estaban, tirando coñazos para un montón de cámaras y micrófonos que titularían “agredidos diputados por la dictadura madurista“ (que no deja  que los soldados se dejen golpear). 

Y la cacerolera de El Cafetal whatsapeando entre cadena y cadena, insólitas justificaciones, cual babosos escupitajos al cielo: “Esa no es una mujer, es una Guardia Nacional Bolivariana. Si fuera una mujer llevaría un uniforme con falda… además, le pegan el puñetazo y no muestra dolor”. Es como cuando quemaron vivo a Orlando Figuera, el año pasado en las guarimbas de Altamira: “Lo quemaron porque se robó un celular” –escribió, con buena letra y  sin rubor alguno, un médico en su tuiter. “Lo quemaron por error al confundirlo con un chavista“ –Tituló un medio digital. “¿Quién lo manda a pasar por ahí?” –Remató una ”madre demócrata, cristiana, y amante de la libertad”. Porque las redes dan para todo, pero la calle es otra cosa y al final esa gente vive en una calle de verdad, verdad. 

Y así les llegó el día y por mis calles ni un pitico ha sonado. Y en Caracas, esa que invocan los que invocan invasiones contra nuestra Patria, cantando la estrofa de “seguid el ejemplo…” del Himno Nacional, solo cuatro gatos y tres dirigentes que nadie conoce marcharon a la OEA para que, cónfiro, los ayuden porque ellos, definitivamente no pueden, o sea, guon.

Y el Grupo de Lima, moviendo la colita, ladra un “Ultimo llamado” para que se suspendan las elecciones y como dijo mi amigo José Aponte, ojalá sea el último en verdad.

Y duplican los precios de lunes para miércoles y “el viernes será peor” –dice el carnicero. Pero no hay guerra económica, ni están utilizando la especulación como un arma de guerra contra el pueblo, nooooo. Y Kellogg’s se va, por puritita casualidad, justo ahora. Se lleva sus perrarinas para humanos aspirantes a diabéticos y los bolsillos llenos de  dólares cadiveros. Se va Kellogg’s y el antichavismo sufre como Maricori sin saber cómo van a poder vivir en una Venezuela sin el tigre Tony #SOSZucaritasVE… Y “pobres trabajadores que se quedan en la calle culpeMaduro” –dicen–. Y ”Maldito Maduro” –dicen después, cuando se enteran de que Nicolás le dio el control de la fábrica a los mismos trabajadores que un tuit atrás eran ”pobrecitos” y que ahora son unos ineptos que no saben hacer ”confleis”. 

Y el fake TSJ mayamero coincide con el loco suelto que Maria Corina Machado usa de mascota y dice que no hay que decidir entre votar o abstenerse porque el domingo no hay elecciones. ¡Decretado y cancelado! 🙏🏼🙏🏼🙏🏼🇺🇸🇺🇸

Y Julio Borges publica un video autobiográfico de sus gira por los EEUU, arrastrándose para que los gringos castiguen a este pueblo que no los obedece, y que no deja que Julio sea presidente. Esa es su venganza. Por eso la sonrisa sádica, las bandera gringas y la papada, todo en un solo video, por si alguien aún tuviera alguna duda. Julio y su familia están a salvo de la venganza que él gestiona contra el pueblo venezolano. 

Y Henri Falcón peleando contra los fragmentos de MUD mientras tuitea capriladas contra Nicolás. Y desde el martes empezó a exigir que, el domingo, los centros electorales cierren a las 6 pm en punto, ni un solo votante más. Extraña defensa de la democracia, la de Henri. Y, siguiendo la tradición antichavista, dice que reconocerá –o no– los resultados, dependiendo de quién gane. Si gana él, será una elección limpia y transparente y si pierde ¿Mandará a descargar la arrechera? O se asumirá como el líder de una oposición verdaderamente democrática y política que el país lleva aaaaños pidiendo a gritos.

Y a todas estas, frente a tanta indignidad, el chavismo en la calle, resistiendo, aguantando el chaparrón que arrecia en estos últimos días, buscando que arruguemos. Y no arrugamos porque arde en nuestra memoria Chávez desafiando a la muerte misma, a los dolores más dolorosos, con su sonrisa, sus canciones, su alegría, con la fuerza que da la certeza de que esta es una lucha por la dignidad y que la dignidad solo se pierde cuando se entrega y este chavismo hermoso, terco y valiente no se sabe entregar. ¡Si Chávez se mojó, también me mojo yo!

¡Nosotros venceremos!

Fuente: carola chavez